Dolor lumbar y ciática: Cómo se producen y formas de prevenirlo

Dolor lumbar y ciática: Cómo se producen y formas de prevenirlo

5/5 - (1 voto)

¿Por qué tengo dolor lumbar?

El dolor lumbar, también conocido como lumbalgia o con el coloquialismo lumbago, es aquel dolor en la zona más baja de la espalda, justo encima del glúteo y bajo las últimas costillas.

Las razones por las que puede aparecer el dolor lumbar son muy diversas. Desde causas que provienen de una inflamación de la zona hasta otras causas mecánicas, que vendrían dadas por posibles degeneraciones de según qué estructuras o vértebras que conforman la columna lumbar.

Pero, el origen de esa lumbalgia, al margen del tipo de lesión o perjuicio que genere en dicha zona de la espalda, suele encontrarse en malos hábitos llevados a cabo por nosotros mismos: un excesivo sedentarismo, incluso la obesidad; malos hábitos posturales en la rutina y vida diaria; o realizar ciertas actividades que supongan un esfuerzo físico excesivo. Todas ellas pueden ser indirectamente las principales causas del dolor lumbar, que terminan derivando en esos problemas físicos que provocarán de forma directa dicho dolor.

dolor lumbar 1

¿Qué es la ciática?

La ciática es ese dolor que se va extendiendo desde esa zona baja de la espalda por toda la pierna, bajando por la parte lateral del muslo y hasta llegar al talón. Se trata de un dolor que recorre la zona del nervio ciático, que es el que manda la orden al cerebro de contraer estos músculos, generando así el estrés muscular que provoca el dolor.

Entonces, la ciática se puede considerar como un nivel superior de lumbalgia, puesto que se origina en esa zona lumbar de la espalda, pero sobrepasa hasta llegar a miembros inferiores, y es entonces cuando se considera ciática. Es más, si no supera la zona de la rodilla, no se tratará de ciática como tal.

Síntomas de la lumbalgia y la ciática

La forma de saber si verdaderamente se padece una lumbalgia o incluso ciática o si simplemente se trata de una molestia o dolor lumbar puntual, será al comprobar que ese dolor empeora cuando, por ejemplo, se mantiene demasiado tiempo una postura de pie.

Otra forma de conocer si se trata o no de un dolor lumbar crónico puede ser la aparición del padecimiento por la noche, llegando incluso a tener que levantarse de la cama después de haberse despertado por el dolor.

Además, si el dolor lumbar es muy agudo y, más aún, llega a recorrer toda esa zona lumbar y hasta la pierna llegando al pie, sin duda las posibilidades de que se trate de una ciática son muy elevadas.

Recomendaciones

Las formas de prevenir el lumbago y, por ende, disminuir las posibilidades de padecer una ciática, pueden ser muy variadas. Todo se centra en algunos aspectos principales como lo son una correcta postura corporal, tener cuidado a la hora de coger peso y hacer los ejercicios pertinentes de manera recurrente y adecuada.

dolor lumbar 2

Además, una vez se padece el dolor lumbar, también habrá diferentes formas de hacer que esa molestia desaparezca total o, al menos, parcialmente. Son recomendaciones habituales que ayudarán a reducir la intensidad del dolor, incluso podrán evitar que vaya a más o que vuelva a surgir ese dolor lumbar más adelante.

Pero, antes de nada, para encontrar la causa del dolor lumbar y así determinar con mayor exactitud la mejor forma de tratarlo o de reducir el dolor, puede ser necesario realizar pruebas de diagnóstico como pueden ser radiografías, tomografías computarizadas o resonancias magnéticas. Esto ayudará al médico especialista en dolor lumbar a elaborar un diagnóstico, sus causas y posibles síntomas.

Hay muchas formas que ayudarán contra el dolor, como puede ser aplicar calor y frío de manera alterna para aliviar esa molestia o dolor. Se trata de una forma eficaz y muy común de aliviar la tensión de los músculos y aliviar la inflamación de la zona.

Por otro lado, usar un cinturón o faja lumbar para dar apoyo a la parte baja de la espalda y mejorar la postura es otra recomendación habitual cuando se padece dolor lumbar. Estos cinturones o fajas lumbares se podrán usar durante la actividad física para prevenir que puede producirse la lesión al hacer ciertos esfuerzos físicos tirando desde esta zona de la espalda.

En cualquier caso, lo importante será prestar atención al dolor lumbar y, en caso de no mejorar con este tipo de recomendaciones, el médico especialista puede llegar a tomar otras iniciativas si se trata de un dolor un poco más agresivo: la fisioterapia o las infiltraciones serán buenas aliadas para favorecer a que el dolor lumbar mejore.

Un buen fisioterapeuta puede proporcionar tratamientos especializados para aliviar el lumbago, mediante masajes, terapia de movilización y otros muchos ejercicios específicos. Por otro lado, el médico especialista podría recomendar inyecciones esteroides o anestésicos para aliviar el dolor lumbar y reducir la inflamación. Incluso, en diversos casos más dolorosos o persistentes en el tiempo, la cirugía puede ser la única opción para aliviar ese dolor.

Ejercicios para el dolor lumbar

A la hora de procurar prevenir lesiones en la zona lumbar, realizar ejercicios de fortalecimiento y estiramiento específicos para la espalda baja será una de las mejores formas para conseguirlo. Se trata de ejercicios en los que, además, es importante mantener una postura adecuada durante su ejecución para evitar lesiones:

  • Los ejercicios de fortalecimiento de la zona baja de la espalda ayudan a mejorar la estabilidad y la postura, lo que reduce el riesgo de sufrir lesiones y dolor lumbar.
  • Los ejercicios de estiramiento de la espalda y la lumbar ayudan a relajar los músculos de la espalda, lo que también favorece a que ese riesgo de sufrir lesiones y dolor lumbar disminuya.

Poner en práctica este tipo de ejercicios de estiramiento y fortalecimiento de la espalda baja, además de aliviar el dolor lumbar e incluso evitar que aparezca, mejora la flexibilidad y fortalece los músculos de la espalda. Es por eso por lo que se consigue además aumentar la estabilidad de la columna vertebral, que reducirá a su vez el estrés en los músculos y articulaciones.

Cuando se trata de querer reducir un dolor o molestia que ya se padece, pueden ser muchos y muy variados los ejercicios específicos para aliviar el dolor lumbar:

  • Estiramiento en cuatro puntos: Ponte de rodillas y estira los brazos hacia adelante para sentir un estiramiento en la parte baja de la espalda. Mantén esta postura durante 30-60 segundos y luego repita el estiramiento.
  • Estiramiento de la pierna cruzada: Acuéstate boca arriba y cruza una pierna sobre la otra rodilla. Estira suavemente la rodilla cruzada para sentir un estiramiento en el muslo y la espalda. Mantén esta postura durante 30-60 segundos y luego repite el estiramiento.
  • Estiramiento de la espalda: Acuéstate boca arriba con los brazos extendidos hacia los lados. Estira suavemente los brazos hacia arriba para sentir un estiramiento en la parte superior de la espalda. Mantén esta postura durante 30-60 segundos y luego repite el estiramiento.
  • Estiramiento en posición de flexión: Acuéstate boca abajo y flexiona suavemente los codos para sentir un estiramiento en la espalda. Mantén esta postura durante 30-60 segundos y luego repite el estiramiento.
  • Estiramiento de la bicicleta: Acuéstate boca arriba y levanta una rodilla hacia el pecho mientras mantienes la otra rodilla extendida. Estira suavemente la rodilla que está alzada para sentir un estiramiento en el muslo y la espalda. Mantén esta postura durante 30-60 segundos y luego repite el estiramiento.

Realizar estos estiramientos de forma regular ayudará a aliviar el dolor lumbar. Pero, además, es importante recordar siempre mantener una posición adecuada, aliviar el estrés y evitar el sobreesfuerzo. Estas técnicas de estiramiento son seguras y efectivas, pero si el dolor persiste, será necesario consultar con un médico especialista en lumbalgia.

dolor lumbar 3

Si tu dolor lumbar o tu ciática persiste, lo más recomendable será acudir a un médico especialista en dolor lumbar que podrá hacer un diagnóstico completo y seguro sobre tu lesión.

Podría darse la circunstancia de tratarse de un caso de lumbalgia o dolor lumbar que únicamente se pudiera resolver mediante un tratamiento quirúrgico. En ese caso, contar con el mejor cirujano especialista en dolor lumbar será tu mejor opción.

Si quieres conocer más sobre las posibles causas de tu dolor lumbar, sobre si los síntomas que padeces son habituales u otras muchas recomendaciones adaptadas y personalizadas para tu dolor lumbar o ciática, contacta con el Doctor Pablo Somoza y consigue más información.

¡Suscríbete a nuestra newsletter!
Otros post de interés...
Contactar