Traumatología craneoencefálica

Es la causa más frecuente de lesión neurológica, ultrapasando en incidencia al accidente vascular cerebral y constituye en todo el mundo la primera causa de muerte antes de los 40 años

ICON QUIRON

Centro Médico
Riazor, A Coruña

Centro Médico
Mapgre A Coruña

NSOG

Hospital Nosa Señora
dos Olios Grandes Lugo

ICON QUIRON

Hospital QuironSalud
A Coruña

Objetivos del tratamiento para la
traumatología craneoencefálica

El traumatismo craneoencefálico ( TCE )  es una de las causas más frecuentes  de mortalidad y morbilidad.

Es la causa más frecuente de lesión neurológica, ultrapasando en incidencia al accidente vascular cerebral y constituye en todo el mundo la primera causa de muerte antes de los 40 años.
 
Es la causa más frecuente de mortalidad en individuos menores de 40 años.
 
La afectación encefálica está presente en más del 40% de las muertes por traumatismo y en más del 60% de hospitalizaciones por traumatismo.
 
Es la causa más frecuente de daño cerebral de origen traumático.
El 60% de los accidentes de tráfico presenta un TCE.
 
En EEUU 100.000 muertes/año por TCE y 75000/año  de incapacidades permanentes.
 
En Gran Bretaña los TCE suponen el 1% de las muertes /año, 25% de las muertes por traumatismo, y 50% de las muertes por accidente de tráfico.
 
 
El TCE és un acontecimiento rápido, del orden de 20 mseg, resultante de un impacto de un objeto en movimiento que golpea la cabeza o del movimiento de la cabeza contra un objeto parado. Como consecuencia del traumatismo craneal, las lesiones craneoencefálicas ocurren por dos mecanismos distintos:
  • Lesiones por contacto directo (laceración de scalp, fractura de craneo, contusión …)
  • Lesiones por aceleración/desaceleración. ( lesión axonal difusa, hemorragias intraparenquimatosas, hematoma subdural, lesión vascular aguda…)
Las lesiones producidas por un traumatismo craneal se clasifican en:
 
  • Lesiones primarias: inmediatas al traumatismo y, por tanto, sin control clínico. En este grupo estarían las contusiones, laceraciones cerebrales y la lesión axonal difusa, fracturas craneales…
  • Lesiones secundarias: se inician en el momento del impacto, pero se manifiestan después de un intervalo de tiempo más o menos prolongado y sobre las que existe posibilidad de actuación terapéutica. En este grupo estarían los hematomas, el “swelling” cerebral postraumático, el edema y la isquemia . Dado que en estas lesiones existe posibilidad potencial de actuación,  el manejo global de los TCE  debe basarse en la prevención y tratamiento precoz de estas lesiones secundarias.
Desde el punto de vista neuropatológico pueden ser :
 
  • Focales: contusiones, laceraciones, hematomas, producen déficit neurológico por destrucción titular e isquemia y solo son causa de coma, cuando alcanzan un tamaño lo suficientemente importante como para provocar herniaciones cerebrales y compresión secundaria del tronco del encéfalo.
  • Difusa: Es aquella que no ocupa un volumen bien definido dentro del compartimento intracraneal ( lesión axonal, “swelling”, que generalmente incluye aquellos traumatismos en los que el paciente  presenta un estado de coma desde el impacto y no presentan lesiones ocupantes en el TAC.
La Escala de Coma de Glasgow ( ECG ) es un sistema de puntuación rápido y reproducible que puede emplearse en el examen inicial para medir la gravedad del traumatismo craneoencefálico. Se basa en la apertura de los ojos y la mejor respuesta verbal y motora.
 
Una puntuación de ECG :  14 a 15 es una traumatismo craneoencefálico leve, entre 9-13 sería un un traumatismo craneoencefálico moderad  y entre 3-8 sería un  traumatismo craneoencefálico grave.

ECG <8,   midriasis uni/bilateral arreactiva, tríada de Cushing ( Depresión respiratoria, bradicardia, Hipertensión ), Incremento mantenido de presión intracraneal , postura de decorticación / descerebración, ..

El método de elección inicial  es el TAC pues es rápido y  detecta tanto fracturas, como hematomas, contusiones así como el grado de compromiso cerebral, desvío de estructuras de la línea media y compresión de hemisferios cerebrales y/o del tronco cerebral.

Hematoma subdural. hematoma epidural, Contusiones, heridas craneocerebrales o diversas situaciónes en las que se  produzca un incremento incontrolable de la presión intracraneal.

  • Hematomas intracraneales epidural crónico, subdural crónico, higroma subdural, hematoma intracerebral 
  • Isquemia
  • Disección carotídea
  • Aneurisma
  • Fístula carótida cavernosa
  • Fístulas de LCR
  • Hidrocefalia
  • Contusión Expansiva
  • Epilepsia
  • Meningitis
  • Abceso / Empiema
  • Metabólicas
  • Alteración comportamiento, Psicológicas, etc

Proceso quirúrgico

IMG_Proceso quirurgico

Diagnóstico médico

Se realiza en Consulta previa entrevista donde se elabora una historia clínica detallada para estudio de su sintomatología y causa del problema. Habitualmente suele ser necesario la realización de estudios radiológicos convencionales como Resonancia o el TAC y adicionalmente puede ser necesario el uso de otros métodos complementarios de diagnóstico, como estudios neurofisiológicos, punción lumbar, estudios de angiografía cerebral, etc.

Pre-operatorio:

Debe estar tranquilo. Evite fumar. El día anterior puede ser necesario el uso de champú bactericida. Puede ser indicado la suspensión temporal previa a la cirugía de anticoagulantes o antiagregantes en caso de que forme parte de su medicación habitual. Realizará analítica pre-operatoria y será valorado por Anestesia. Debe mantener ayuno de 6-8h previas a la Cirugía.

Intervención quirúrgica

 La duración de una intervención quirúrgica craneal suele ser varible en función del tipo de cirugía ( tumoral, vascular, traumatismo craneal, derivativa de LCR…), localización de la lesión, extensión de la misma, etc.  Normalmente en 48h el paciente está deambulando y probablemente pueda obtener el alta entre 5-7 días posteriormente

Post-operatorio:

Dependiendo de la naturaleza de la lesión, es posible que pueda necesitar tratamiento complementario que exija la participación de otras especialidades ( oncología, radioterapia, …). Por regla general, el prognóstico dependerá mayormente de la causa que motivó su cirugía. Puede ser necesario tratamiento médico posterior así como control radiológico. En algunos casos puede ser necesario el tratamiento Rehabilitador.

Solicita más información

Preguntas más frecuentes de patologías craneo cerebral

Habitualmente las primeras 24h de post-operatorio se pasan en la UCI, donde el paciente es vigilado de forma más apretada minimizando así riesgos de posibles complicaciones que pudieran aparecer.

No es necesario, pues no incrementa por regla general la tasa de infección y sí mejora la estética y el stress psicológico que supone una cirugía craneal.

Debe evitar el uso de tintes o agentes químicos sobre el cabello al menos durante 6 semanas tras la cirugía

Es común que las primeras 24-48h un vendaje compresivo minimice la posibilidad de acúmulo hemático entre el cuero cabelludo y el cráneo. También se suele dejar para ese fin un drenaje durante 24-48h y el paciente habitualmente dormirá con la cabecera elevada.

Deberá evitarlo pues hasta que el proceso esté  resuelto. El alcohol puede interferir con medicación que vaya a precisar y el  tabaco retrasa los fenómenos de cicatrización.

Aconsejamos evitarlo durante 3-4 semanas posteriores a una cirugía craneal.

En función de la patología tratada, puede ser necesario durante un tiempo determinado el uso de medicación antiepiléptica, corticoides, analgésicos…

Son signos de alarma que la herida operatoria supure, se abra y se torne dehiscente, que salga líquido claro por la herida, tenga fiebre postoperatoria o deterioro clínico.

Testimonios de nuestros pacientes

Visitar perfiles completos de

Medios en los que aparecemos

Contacto con el Dr. Somoza

¿Quieres más información o necesitas una cita?

Si Ud necesita una Consulta con el Dr. Somoza, rellene el formulario y nos pondremos en contacto con Ud.  a la mayor brevedad posible